Viernes , 18 octubre 2019
Inicio | Radicalismo | Andrés Malamud: Es fundamental para la UCR “incorporar jóvenes, mujeres y líderes con atractivo electoral”
Amalamud

Andrés Malamud: Es fundamental para la UCR “incorporar jóvenes, mujeres y líderes con atractivo electoral”

El reconocido politólogo se metió de lleno en la coyuntura del centenario partido. La renovación partidaria, su inserción dentro de Cambiemos, las estrategias necesarias para continuar creciendo, sus aciertos y errores son algunos de los temas que toca en una entrevista a fondo.

¿Cómo resume la actualidad de la UCR?

El radicalismo se estaba muriendo y Gualeguaychú lo resucitó. Ahora está en rehabilitación. Hoy es un partido sin programas de gobierno, más allá de líneas generales; sin equipos de gobierno, salvo en nichos específicos; con una estrategia eficaz de crecimiento, a partir de la inserción en Cambiemos y la priorización del territorio y el Congreso; con una modernización incipiente, pero insuficiente, de su imagen y comunicación; con buenos dirigentes y candidatos subnacionales, pero sin líderes nacionales.

En síntesis, la UCR es un partido útil para ganar elecciones provinciales, fiscalizar elecciones nacionales, ocupar cargos legislativos y gobernar provincias y municipios, pero no aporta soluciones de gobierno ni logra transmitir su know how —por ejemplo, en temas relacionados con los Derechos Humanos— al Ejecutivo Nacional. Al contrario, se contagia de prácticas controvertidas como la celebración de detenciones sin condena o la demonización del populismo, que es sólo una respuesta equivocada a problemas estructurales como el autoritarismo, la desigualdad y la pobreza. El radicalismo sigue siendo útil para la democracia argentina, pero puede serlo más.

Con relación a la renovación de autoridades partidarias en el Comité Nacional de la Unión Cívica Radical ¿qué nos puede decir?

La UCR tendrá que desdoblarse. Por un lado, debe alinearse con el Gobierno y defender la gestión: el policía bueno. Por el otro, debe negociar dentro de Cambiemos las candidaturas para 2019: el policía malo. Para ambas funciones le sirve ofrecer ideas, equipos y candidatos taquilleros. En ambas funciones, pero sobre todo en la primera, sobresalen Mario Negri y Daniel Salvador. Y para ambas funciones, y sobre todo la segunda, le conviene tener un joven o una mujer al frente del Comité Nacional: que innove, que construya en equipo, que genere menos anticuerpos en sus socios y que torne más costosos sus abusos.

Las mujeres no son mejores que los hombres ni los jóvenes mejores que los viejos, pero aportan diferentes experiencias. Los estudios cognitivos muestran que la “sabiduría de las multitudes” y el desempeño de los equipos mejoran con la diversidad. La homogeneidad achata la inteligencia, y un partido dirigido sólo por hombres viejos achata las ganas de votarlo.

¿Qué alcances tiene el concepto de “renovación partidaria”? ¿A quién alcanza? ¿A quién deja fuera?

No deja a nadie afuera. En un partido que crece —y el radicalismo está creciendo desde Gualeguaychú— hay lugar para todos. Lo fundamental es incorporar jóvenes, mujeres y líderes con atractivo electoral en la conducción nacional.

¿Qué oportunidades encuentra para este proceso?

Las oportunidades son cuantitativas y cualitativas. Cuantitativas porque el partido está en el gobierno Nacional y aspira a sumar entre dos y seis gobernadores en 2019. Cualitativas porque la Fundación Alem permite, por primera vez, formar equipos técnicos y formular programas de gobierno… ¡Y el gobierno los necesita! Cada vez que el mejor equipo de los últimos 40 años pincha una goma, el radicalismo debe tener lista una rueda de auxilio.

Con Miguel De Luca firmó un documento titulado “Una presidenta para la UCR”.
Más allá de presidenta o presidente: ¿qué misión debe tener el próximo/a conductor/a del partido?

El radicalismo es gobierno. Tiene responsabilidades territoriales y parlamentarias. Le faltan ideas y potenciales ministros: las ideas tiene que pensarlas, los ministros tiene que merecerlos.

Está de moda hablar de equipo de trabajo: ¿la nueva conducción como debería organizarse?

Profesionalmente. Macri tuvo un administrador —Rodriguez Larreta—, un armador —Emilio Monzó—, un analista —Durán Barba—, un articulador —Marcos Peña— y una topadora social —Mariu Vidal. La nueva conducción radical debe construir un equipo que incluya todas esas piezas.

¿Qué actitud debería asumir la UCR en el gobierno de Cambiemos?

¡Actitud de gobierno! Criticando adentro, defendiendo afuera y promoviendo ideas adentro y afuera.

¿Cómo ve al radicalismo en el año 2023?

Sin radicalismo no hay Cambiemos. Y los radicales saben que sin Cambiemos no hay radicalismo. La simbiosis funciona para los dos lados: hay que mejorarse uno si quiere mejorarse al otro. En 2023 el radicalismo difícilmente postulará un candidato presidencial, pero puede acumular entre 6 y 10 gobernadores: una proeza para un partido que tenía sólo uno en 2015. Lo fundamental son dos cosas: la coordinación nacional del arraigo territorial y la recuperación de la imaginación política para construir el país que viene.

Andrés Malamud es investigador principal en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa. Tiene una licenciatura en ciencia política de la Universidad de Buenos Aires y un doctorado del Instituto Universitario Europeo (Florencia). Es especialista en integración regional, relaciones internacionales y política latinoamericana.

Puede interesar

canal

“Lo único que no se cae en Tucumán es la cara de vergüenza del gobernador”, señaló Elías de Pérez

La senadora Silvia Elías de Pérez criticó con dureza al gobernador Juan Manzur luego de que …

WhatsApp Image 2019-10-16 at 11.29.58

“Las visitas de Pichetto, Frigerio y Bullrich representan las luchas Manzur dejó de lado”

Tras las visitas que realizaron a Tucumán el senador y candidato a vicepresidente por Juntos …