Viernes , 18 octubre 2019
Inicio | Siguiendo Ideas
SiguiendoIdeas

Siguiendo Ideas

Raúl Ricardo Alfonsín, uno de los estadistas más grandes de América Latina, nos deja este legado y nos enseña con su ejemplo y su palabra una vez más: “Sigan a ideas, no sigan a hombres, fue y es siempre mi mensaje a los jóvenes. Los hombres pasan, las ideas quedan y se transforman en antorchas que mantienen viva a la política democrática”.

Muchos podrán decir qué contradicción entre la admiración personal y nuestra bandera de seguir ideas. Sin embargo no es tal. El viejo, don Raúl, el Padre de la Democracia, nos entrega con esta frase una de sus últimas lecciones, una muestra más de su humildad. Lejos de embriagarse con las mieles de gozar esa admiración, nos pone un límite que sólo los grandes pueden poner, recordándonos que no debemos temer cuestionar ni ser cuestionados.

Seguir ideas nos obliga a seguir valores, a analizar nuestras acciones, fundamentar nuestros juicios de manera racional y crítica, tamizando la realidad en clave democrática y republicana, para comprenderla, para transformarla, para asegurar en el futuro un lugar mejor para todos.

Seguir ideas es el desafío a soltar las ataduras de los rótulos, despojarnos de trajes personales y mirarnos al desnudo no por lo que somos sino por lo que hacemos. Es una invitación al diálogo, a unirnos con aquellos que comparten objetivos.

Seguir ideas nos obliga a esforzarnos por vivir con coherencia, actuar con la menor distancia posible entre lo que se dice y lo que se hace.

Fue su último legado. La herencia del hombre que se hizo idea.